Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


¿Qué tienen en común Traci Lords, Ron Jeremy, Karen Lancaume, Sasha Grey y Marilyn Chambers? Aparte de la evidencia de tratarse de grandes estrellas del porno, el astuto lector se habrá dado cuenta  de que estos nombres han tenido una vida más allá del genero de nuestras fantasías. Y es que no nos engañemos, el porno, aunque apartado del resto de la industria, es cine y por ello, algunos de los participantes en el mundo del X han tenido la oportunidad de contactar con el otro lado.

Suele ser habitual que estas películas se conviertan en objeto de culto por parte del seguidor del X. Parece una tontería, pero en muchas ocasiones es común que al seguidor medio le de más morbo el ver un simple cameo de su estrella favorita, que el admirar sus dotes de experta felatriz en cualquier otra película de su filmografía.

Por cierto, lo admito, yo pertenezco a ese grupo que intenta conseguir películas como Samhain (Christian Viel, 2003), Willard (Glen Morgan, 2003) o He got game (Spike Lee, 1998) por el simple hecho de que aparezcan durante unos segundos en pantalla  Jenna Jameson, Ashlyn Gere o Jill Kelly.

Samhain

Pero pese a lo anterior, todavía me río bastante cuando veo que algunas actrices dicen que se meten en el negocio para darse a conocer ante las cámaras y luego poder tener una carrera en el cine convencional. No voy a descubrir América, pero lo tengo que dejar claro, lo importante en este negocio es el sexo. Las escenas de comedia no dejan de ser un relleno y ciertamente, pregúntenle a Peter North o TT Boy si han tenido  muchos problemas en el negocio pese a ser de los peores actores dramáticos de la historia. Así hay que reconocer que el  haber hecho porno es un estigma, que pueda ser positivo o negativo será según el caso.

En la gran mayoría de los casos el tener un pasado como integrante del mundillo pornográfico suele servir para la obtención de participaciones totalmente testimoniales que posteriormente se utilizarán para vender la película. Por ejemplo, en el currículum de Chasey Lain debe poner con letras doradas su aparición en Demon Knight (Gilbert Adler, 1995), Orgazmo (Trey Parker, 1997) o las anteriormente citadas Samhain y He got game, pero la verdad es que no tiene más de dos líneas entre todas estas películas y básicamente se dedica a lucir palmito.

Chasey Lain (Orgazmo)

Y ésta es una gran realidad, las actrices porno, por lo general, no suelen pasar de ser trozos de carne que sirven para aumentar la publicidad de una película. Aunque también se pueden encontrar extraños casos de pudor, como el rechazo de Belladonna a participar en la serie del Vengador Tóxico por tener que enseñar las tetas (y es que debió pensar que sin un bate de beísbol en su trasero no le encontraba sentido a la escena).

Como he dicho, el caso anterior es el más común, pero no es menos cierto que también han sido unos cuantos los rechazados por haber esparcido sus fluidos ante las cámaras. El caso más famoso suele ser el del legendario Harry Reems, que tenía un papel asegurado en Grease (Randal Kleiser, 1978) cuando fue rechazado por el escándalo provocado por Garganta Profunda (Gerard Damiano, 1973).  Pero dentro de  estos casos de repudiados  yo tengo un favorito, Richard Bolla.

A muchos quizás no les suene de mucho pese a haber participado en casi 200 películas para adultos, pero la verdad es que seguramente sus trabajos más destacados los protagonizó con su nombre real, Robert Kerman.  Así lo conocimos cuando fue uno de los protagonistas recurrentes en las películas de caníbales con las que los italianos bombardearon medio mundo. El problema fue que cuando se descubrió su pasado, los transalpinos no tuvieron otra que mandarlo rápidamente de vuelta a casa para que siguiera con sus peripecias sexuales. Un caso un poco extraño, ya que ponían escenas de sexo bastante contundentes, pero se mostraron intransigentes con la presencia de un actor porno en sus films.

holocausto-horz

Además, no hay que engañar a nadie, en muchas ocasiones si no llegan a más en su carrera “convencional” es simplemente porque no pueden. Ron Jeremy hace verdaderas piruetas para aparecer en una película,  Joe D’Amato, pese a ser considerado un director de culto en algunos círculos, no deja de ser un fracaso e incluso la actriz que se pone como ejemplo de que el salto es posible, Traci Lords, nunca ha dejado de ser una actriz de serie b con una carrera mediocre.

Traci Lords (Not of This Earth)

Brigitte Lahaie (Fascination)

Realmente se pueden contar con los dedos de una mano las actrices o actores que han salido bien parados de su paso por el cine convencional. Quizás el mejor caso sea el de Marilyn Chambers, que tiene un papel totalmente protagonista en una película de culto en medio mundo como es Rabia (David Cronenberg, 1977), Nacho Vidal y Rocco han obtenido buenas críticas siendo realmente merecidas, Karen Lancaume era de lo poco salvable de ese intento de normalización del sexo explícito en pantalla que era Baise Moi (Virginie Despentes, 2000) y otra francesa como Brigitte Lahaie tiene más seguidores por sus colaboraciones con Jean Rollin en sus películas de vampiras que por su carrera como actriz X.

Marilyn Chambers (Rabia)

Una vez nombradas tantas estrellas internacionales, no puedo acabar el artículo sin hacer referencia al porno patrio. Aquí la lista es bien corta. Si bien algunas chicas como Lucía Lapiedra, Zuleidy o Sophie Evans han conseguido aparecer en alguna película convencional, aunque sin pasar de meros adornos decorativos, realmente sólo Nacho Vidal (muy destacada su participación en El Alquimista Impacientey (2002)) y Bibian Norai han logrado unos papeles con algo de enjundia, pero nunca han conseguido una continuidad que nos hiciera pensar que se dedicarian a esos menesteres con cierto éxito.

Bibian Norai y Nacho Vidal

Y así me despido sin dejar de pensar en todos esos casos de aspirantes a actrices que llegan todos los días a L.A. y que por circunstancias de la vida acabarán aspirando otro tipo de cosas al otro lado del valle. Estas chicas que en el fondo siguen queriendo ser actrices, son las que alimentarán las películas por las que un servidor estará el día de mañana buscando entre los estantes de un videoclub mugriento.

Bye.