Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,


Seguramente, cuando alguien piensa en una estrella de la música, lo primero que se le viene a la cabeza es la frase que da título al artículo. La vida llevada al límite que cantaba Ian Dury se componía de estos tres elementos y si bien las drogas son para muchos la parte más importante de la frase, en estos momentos prefiero centrarme en la relación que hay entre los otros dos componentes, el sexo (en nuestro caso, el porno) y la música.

Si en mi primera colaboración para esta web trataba la relación entre el porno y el cine convencional, ahora pretendo ocuparme de esos actores y músicos que en algunas ocasiones han compartido estudio, cama o simplemente han aparecido en un mismo plano de algún videoclip.  La lista podría ser interminable, por lo que en beneficio de todos, hablaré sólo de los casos más conocidos o, al menos, más típicos.

En un principio la relación más clara que se le viene a cualquiera a la cabeza es la de esas grandes estrellas del rock que tienen entre sus gruppies a alguna inocente rubia californiana que además de acostarse con sus ídolos se saca unos ahorrillos dándole al noble arte del sexo filmado.Ahora mismo se me viene a la cabeza la feliz pareja que forman Tera Patrick y el miembro de Biohazard, Evan Seinfield.

Pero de todas formas, el ejemplo paradigmático de esto es la desaparecida Savannah, cuyos escarceos con Axel Rose y el guitarrista Slash traían de cabeza a los miembros de Guns N’ Roses e incluso se decía que era la causante de las diferencias que llevaron a la disolución del grupo. Aún así, si existe un grupo de rock que esté íntimamente relacionado con el porno esos son los Mötley Crüe y en concreto dos de sus miembros, Tommy Lee y Vince Neil.

Neil, cantante de la banda, pasará a la historia de la pornografía por ser el primer hombre que practicaba sexo ante una cámara con la hasta entonces “virgen” Janine Lindemulder. Una grabación de vídeo casero bastante cutre y en la que la pareja compartía plano con otra afortunada chica.

Y si de vídeos porno caseros hablamos está claro que el rey es Tommy Lee. El batería de la banda era el protagonista masculino del famoso vídeo de Pamela Anderson que batió todos los récords de ventas precedentes y que es la mayor estafa de la historia para el que esto escribe.

Además, por si no tenía bastante con la ex vigilante, durante una de sus numerosas rupturas obtuvo el consuelo de la número uno del negocio, Jenna Jameson. Y para cerrar el círculo, Pamela tiene otro vídeo casero en compañía de otra estrella del rock, Bret Michaels, cantante de Poison.

Ya que hemos empezado a hablar de vídeos porno caseros, habrá que nombrar los profesionales. Durante un tiempo se habló de la posibilidad de que Jonathan Davis (Korn) dirigiese para Vivid (su pareja es la antigua actriz Devon Davis) o que 50 Cent participase en un DVD de Rita Faltoyano. Pero dejando a un lado habladurías y centrándonos en los hechos, si hay un nombre que destacar ese es el de Snoop Dogg.

Por si hay alguien que no sabe quien es, se trata de uno de los raperos más famosos del mundo y se pasó a realizar películas X como director de la mano de Hustler. Además de haber ganado unos cuantos premios AVN por la BSO de sus películas (mandaría h… que no lo hiciera), éstas destacan por la aparición de numerosos miembros de la escena hip-hop americana. Además del propio Snoop, En “Sex and the studio” podemos ver a Redman, a los De la Soul o The Outlawz compartiendo pantalla (y en algunos casos algo más) con chicas como India o Lacey Duvall.

Y hablando de raperos metidos en la dirección de películas, aquí en España tenemos otro caso. Metro, componente del grupo Geronación, dirigió la película “Sextyle” (que me parece sigue inédita, por si alguien la busca) en la que además hace sus pinitos como actor Picolo, otro rapero que pudo comprobar en primera persona que no es tan fácil ser actor porno como parece.

Por cierto, aunque no sea un rapper, no puedo dejar sin nombrar al gran Julián Hernández, alma de Siniestro Total, que también colaboró en el cine para adultos, aunque en su caso no compartía efluvios con ninguna afortunada y se limitaba a ser uno de los hermanos protagonistas de “Caspa Bros”, una de las primera películas de Narcís Bosh.

Hasta ahora he hablado de los músicos que han tenido algún contacto con el mundo del porno, pero también la gente del porno ha tenido sus trapicheos en el mundo musical.  No me refiere a Dino Ninn y sus bandas sonoras (¿hay alguien qué conozca a otro compositor de cine porno?), ni a los escasos intentos de juntar musical y porno llevados a cabo en películas como “Divina” de Mario Salieri, ni tan siquiera a los gorgoritos que hacía Belladonna en “Compulsión”. Me refiero a esas estrellas que de algún modo han intentado hacer carrera en el mundo del music business.

Ese es el caso, como no podía ser de otra manera, del orondo Ron Jeremy que intentó en su día el asalto al mundo musical junto a DJ Polo. Grabó la canción “Freak of the Week” que según he leído por ahí incluso llegó a tener un mínimo reconocimiento por la zona de Miami.

También otra estrella como Traci Lords tiene un punto musical en su carrera. En su caso una colaboración con los galeses Manic Street Preachers en la canción “Little Baby Nothing” en la que la Lords hace los coros de un tema en el que se habla de la explotación sexual de la mujer.

Little Baby Nothing

Y para terminar con este tema, un último par de nombres, Draghixa e India. Cuenta la leyenda que tras su retirada, la croata cambió vibradores y lubricantes por unos platos de mezclas para ejercer de DJ por Europa. Yo he hablado con gente del mundillo y nadie ha oído nunca hablar de ella, pero ya que aparece este dato en varias biografías de la actriz parece oportuno comentarlo por aquí.

La que sí tiene material editado es India, que antes de entrar en el porno formó parte del grupo Harmony Innocents con su nombre real, Shamika Brown. Actualmente prepara un disco en solitario llamado “Bad Girls” que se supone debería salir este verano a la venta, además ha aparecido en numerosos videoclips con gente como Madonna, Jay Z, Ja Rule o Mary J. Blige.

Este último apunte sobre India, me permite pasar a otro punto en el que podemos ver a pornstars y estrellas de la música juntos, el videoclip. Sinceramente creo que habría que hacer un estudio psicológico sobre la mente de un fan porno, porque no son pocos los casos que conozco en los que se pone casi más empeño en encontrar un vídeo en el que aparece una de nuestras actrices favoritas durante un nanosegundo que una película X en la que da lo mejor de si misma.

Así, para los fans más completistas aquí dejo algunos nombres como por ejemplo “Turn the page” de Metallica con Ginger Lynn o  “Whats my age Again” de Blink182 con Janine. Y para los amantes del hip-hop mis recomendaciones son los vídeos uncensored de gente como Snoop Dogg (otra vez) o Pharrel. Podemos ver a chicas como Cheyenne Silver junto a Devon en “Lap Dance” de N.E.R.D. o a Jenna Jameson y Gina Lynn en “Without me” de Eminem.

Y para concluir la lista hago un último apunte de orgullo patrio al poder incluir a Nacho Vidal y Katsumi bastante ligeritos de ropa, exactamente nada de ropa, retozando en una piscina mientras de fondo suena la última chorrada de Miguelito Bosé, la cual no recuerdo como se llama y no estoy por buscar.

Con esto doy por terminado este breve artículo en el que sé que me dejo muchas cosas atrás (que me perdonen Conrad Son y su Pornoband o el grupo Discípulos de Dionisos, juro que quería hablar sobre ellos) pero por falta de ganas, agota un poco el recordar tantos datos y nombres, no quiero extender más esto, así que para despedirme querría dejar un pensamiento: nunca perderé la fe en que el gran Snoop consiga convencer a las Destiny’s Child para protagonizar un numerito en su próxima producción, o al menos con Beyonce en solitario ya me conformaría. La esperanza es lo último que se pierde.

Bye.