Etiquetas

, , , , ,


La chica que os presentamos hoy es considerada, sin duda, la estrella porno más importante que tuvo Francia durante los noventa. Con una carrera que sólo abarca 3 años y 20 títulos, Laure Sinclair logró dejar un recuerdo imborrable entre los fans del género.

Y como toda historia, ésta también tuvo su principio. Laure, nacida cerca de Rennes un 24 de mayo de 1972, era en su niñez una chica solitaria a la que le costaba relacionarse en la escuela. Ella siempre dice que esta timidez se terminó el día que tuvo su primera relación sexual con 17 años.

Fue entonces cuando su vida dio un vuelco completo. Dejó su trabajo como vendedora de libros y comienza a desarrollar una carrera como modelo de lencería. Pero esto no fue sino un paso intermedio antes de lanzarse de cabeza al mundo del striptease.

Así estuvo varios años recorriendo Francia con su espectáculo hasta que llegó un festival que supuso un punto de inflexión en su carrera. En 1.995 se celebraba un evento en Rennes en el que nuestra protagonista tomaba parte junto a varias personalidades del cine X.

Su desbordante belleza y natural atractivo no pasaron desapercibidos y no tardaron en llegar las primeras ofertas para comenzar su andadura en ese negocio.

Cuando finalmente se decidió a entrar, no pudo hacerlo con peor pie. En su primera experiencia frente a las cámaras, bajo el seudónimo de Maud, fue explotada en un film amateur por un productor sin escrúpulos.

Tras este desagradable comienzo, decidió abandonar una carrera como actriz porno que ni tan siquiera había llegado a despegar. Pero para nuestra suerte, Laure había llamado la atención de alguien más. Se trataba ni más ni menos que de Marc Dorcel.

Éste se puso en contacto con nuestra protagonista y la hizo recapacitar sobre la decisión de retirarse que había adoptado. De esa conversación, Laure Sinclair salió como la primera chica de contrato que firmaba la más importante compañía francesa del momento.

La nueva relación dio comienzo en 1.996 con el film “Le désir dans la peau”, al que seguirían títulos tan míticos como “Les nuits de la presidente” o “La fievre de Laure”.

En todos ellos estaban presentes las características que hicieron famoso el estilo Dorcel. A saber: las grandes mansiones, los coches de lujo, el cuidado por los pequeños detalles, la lencería fina, los taconazos de aguja y sobre todo, una pléyade de estrellas, como Julia Channel, Karen Lancaume o Tabatha Cash, entre las que resplandecía con luz propia la señorita Sinclair.

Durante poco más tres años Laure fue desgranando una serie de actuaciones que hoy día son historia del género, pero si hay un trabajo en particular que destaca sobre los demás ese es sin duda “Wicked Weapon”.

Ésta fue una de sus últimas películas y atisbando su próxima retirada, nuestra protagonista quiso hacerlo por la puerta grande. Se fue a la meca del porno en Los Ángeles y se puso a las órdenes de Brad Armstrong para juntarse con la otra gran estrella del momento, Jenna Jameson. De este duelo interpretativo, quedan una serie de escenas que aún hoy siguen erizando los pelillos del cogote al que escribe.

Finalmente, en 1998, tras terminar su contrato con la compañía del tucán, nuestra protagonista de hoy decidió poner punto y final a una carrera corta e intensa que la llevó a ser la mayor estrella europea en su momento.

Filmografía seleccionada:

  • “Le désir dans la peau”
  • “La fievre de Laure”
  • “Le prix de la luxure”
  • “Journal d’une infirmiere”
  • “Les nuits de la presidente”
  • “Labyrynthe”
  • “Wicked Weapon”