Etiquetas

, , , , , ,


Dentro de nuestra sección de reviews en esta ocasión traemos un título que hará las delicias de todos los amantes del gonzo más cañero. El reconocido, casi unánimemente, como mejor actor del momento, el francés Manu Ferrara, compagina en esta ocasión su papel frente a la cámara junto a su labor tras la misma al brindarnos la decimotercera entrega de su serie “Evil Anal”.

El resultado es una película intensa, muy intensa, que no destaca para nada en su apartado técnico, pero que sin embargo cuenta con cuatro escenas que merecen sin duda ser recordadas largo tiempo.

Y es que Manu ha sabido rodearse de lo mejorcito que hay ahora mismo en la industria. Asa Akira, Channel Preston, Kristina Rose y Katsuni conforman una pequeña selección de estrellas difícilmente mejorable para un producto de estas características.

Porque estamos hablando de un gonzo crudo, donde el slapping, el gagging, el gapping, el sexo anal, las gargantas profundas o el fetichismo de pies corre a sus anchas. No hay una verdadera preocupación para que el envoltorio sea bonito o atractivo. El director tiene claro que el eje central de la escena se circunscribe al encuentro sexual que los protagonistas de la misma mantienen frente al objetivo y no lo engalana con artificios innecesarios.

Aún así, es de agradecer que Manu Ferrara se haya preocupado de intentar dotar a cada encuentro de una personalidad propia mediante una pequeña historia introductoria destinada simplemente a calentar al personal.

De todos modos, entrar en estos detalles a la hora de hablar de cada escena tampoco iba a aportar demasiado a esta crítica. Lo único importante y por lo que verdaderamente destaca este título es por el sexo. Así de simple.

Es imposible no reconocer que la química que desprende Manu con cada una de sus partenaires no trasciende la pantalla, e incluso en la única en la cual él no es el protagonista masculino, Steve Holmes y Mick Blue toman el relevo de manera harto convincente y dan buena cuenta de una espectacular Channel Preston.

Por mucho que sean escenas duras, donde dedos, saliva, dirty talk y bofetadas acaparan la pantalla nos resulta impensable dudar de que las chicas estén realmente disfrutando.

Desde el primer encuentro con Asa Akira hasta el mini bukkake final de Katsuni el morbo está presente en todo momento y el espectador realmente puede sentir el vicio que transpira cada fotograma.

Y aunque nadie se va a sorprender ahora de la intensidad y deseo que ponen las mencionadas Asa, Channel y Kristina en sus escenas, en esta ocasión me veo obligado a dejarlas en un segundo plano ante el tremendo encuentro que cierra la cinta y que protagonizan Manu y Katsuni.

Los dos franceses nos ofrecen todo un espectáculo en una de esas escenas que suben la temperatura hasta límites insospechados. Aquí no hay actuación que valga, la química entre ambos es latente y queda patente desde el primer momento, haciendo que el espectador adquiera una posición voyeurística privilegiada mientras Manu y Katsuni pegan un polvazo, no cabe llamarlo de otro modo, culminado con un morbosísimo epílogo en el cual la gala, con los ojos vendados, ve irrigada su tez con los flujos de tres afortunados actores a los que se suma el propio Manu.

Con todo esto, no cabe duda de que nos encontramos ante uno de los gonzos de la temporada, en el cual el reparto es simplemente el idóneo y el sexo está totalmente a la altura. Desde aquí no lo dudamos, si te gusta el gonzo ésta es una recomendación segura con calificación APPE (A Paja Por Escena) garantizada.

Valoración: 90/100

Bye.