Etiquetas

,


El porno japonés siempre ha vivido en una especie de universo paralelo con respecto a la industria occidental. Gran desconocido hasta hace unos cuantos años, internet nos ha permitido acercarnos a esas películas pixeladas que tanat devoción han creado enttre los fans al entretenimiento para adultos. Sus idas de olla son legendarias y hasta la idea más peregrina tiene cabida en estas producciones.

Image

Pero si hay algo que ha terminado por convercernos de que merece la pena pegarle un buen repaso a estas películas es la interminable cantidad de actrices absolutamente increibles que las pueblan. Los japos tienen un star system totalmente propio que rara vez da señales de vida en películas extranjeras. Y aún así hay quien no ha dudado que visto lo visto merecía la pena liarse la manta a la cabeza y hacer un dispendio casi imposible de amortizar simplemente para comprobar in situ si en verdad esas chicas son reales.

Y es que viendo a mujeres como Hitomi Tanaka no cabe menos que preguntarse si estamos ante una mujer real o ante una real doll tan perfecta que es capaz de darnos el pego. porque no nos engañemos, quién no ha pensado tras ver esos gigantestos pechos que aquello no hay manera de que sea real.

Nosotros hemos observado y requeteobservado el material disponible y no nos cabe duda de su natural procedencia, pero ¿y tú? ¿Ya estás convencido o necesitas alguna pista más para decidirte?