Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


El otro día, a colación de un artículo que anunciaba la salida al mercado de la esperada última película de Roberto Valtueña, un amigo me inquiría con algunas cuestiones sobre el cine porno español, sorprendido un tanto por la existencia, aún a día de hoy, de “descerebrados” que consideren que un porno argumental es posible. Como siempre en estos casos, la conversación terminó derivando a la enumeración de títulos míticos que habían alumbrado tantas noches de solitario aburrimiento.

Pero lo realmente relevante llegó cuando un tercer interlocutor, bastante más joven, se unió a nuestra animada charleta, dejando en evidencia que el que esto escribe y su colega van teniendo unos años, al demostrar que hay gente que sólo ha conocido el porno a través de internet y no ha tenido el gusto de adentrarse en ese infrauniverso compuesto por mugrientos videoclubs de barrio, revistas descarnadas por el uso o viernes noche intentando descifrar algo entre las líneas codificadas que emitía el plus cuando uno llegaba de fiesta.

Aún así, este servidor de ustedes hizo un esfuerzo por poner algo de luz en ese pasado desconocido para nuestro amigo neófito y en un momento allí estábamos devanándonos los sesos con recomendaciones que sirvieran como introducción al universo, un tanto despoblado, que compone el cine porno español argumental.

Con todo ello el artículo de hoy no deja de ser la plasmación física y ordenada de esa lluvia de títulos que acompañaron las cervezas del otro día. Una pieza que debe servir  como recuerdo para aquellos que disfrutaron ya en su momento de las obras que la componen o bien como introducción a una generación que por edad sólo ha vivido sus últimos y recientes coletazos.

Fuera quedan producciones de mucho valor, pero ya sea porque son ajenas al porno argumental (alguna obra de la filmografía de Álex Romero bien pudiera codearse con las presentes) o porque su valor reside más en lo histórico que lo artístico o por no querer inundar la lista con sólo dos o tres nombres, al final he decidido ceñirme a los diez títulos que considero más representativos de lo hecho en nuestro país en las últimas tres décadas.

  • “Lilian, la virgen pervertida” (1984) Jess Franco

El valor histórico de esta obra es innegable, se trata de la película pionera del porno moderno en España. La primera producción nacional estrenada con la X que catalogaría a las películas para adultos a raíz de la infame Ley Miró.

lilian

Si bien la leyenda nos dice que fue planeada como softcore y sólo se le añadieron deprisa y corriendo los injertos explícitos en el montaje final para aprovechar el escándalo provocado por la entrada en vigor de la nueva legislación, lo único cierto es que esta película marcó el comienzo de todo lo que vendrá después.

  • “Perras Callejeras” (1996) José María Ponce

Tras unos primeros años marcados por el binomio Franco-Romay, habría que esperar hasta bien entrados los noventa para el despegue de la producción de porno en España. Aquí jugarán un papel fundamental José María Ponce y María Bianco, artífices de una serie de obras que irán viendo como el porno español va creciendo de su mano hasta alcanzar la mayoría de edad con esta película.

perras

Una obra moderna, bien realizada y en la cual se unen, por una parte, una producción que ya domina completamente los tiempos que requieren una película del género y por otro lado un reparto en el que aparecen todas las estrellas nacionales del momento, destacando el trío protagonista con las míticas Candela, María de Sánchez y Eva Morales.

  • “Por un puñado de polvos” (1998) Antonio Marcos

Aunque los años lo han alejado un tanto del primer plano, cabe recordar que al principio el dúo Ponce-Bianco era más bien un trío, en el que Antonio Marcos personificaba al tercer componente.

puniadoh

Desde su productora X Canal jugó un rol fundamental en el porno de los noventa, dando cabida en sus producciones a toda una remesa de novatos que terminarían por convertirse en imprescindibles dentro de nuestra industria.

Entre todas sus obras, ésta que nos ocupa fue su proyecto más ambicioso. Un western rodado en Almería, émulo de las grandes obras que poblaban el porno americano del momento, y que contaba con la presencia de Nacho Vidal y Sophie Evans como su mayor atractivo.

  • “Delirio y carne” (2002) Hermanos Lapiedra

Denostados por la industria y acompañados por la polémica en todo momento, los hermanos Lapiedra supusieron una bofetada de aire fresco en el panorama patrio.

4504_1104876033784_1583271082_232512_7275599_n delirio-y-carne_g

Si bien su debut en el largo con “La mujer pantera” pasó un tanto desapercibido, lo cierto es que “Delirio y carne” los lanzaría al estrellato de la mano de Celia Blanco. Una película en la que ya dejaban ver ese universo tan personalísimo, no visto hasta el momento en nuestra industria, que los acompañaría de forma ineludible en sus siguientes obras.

  •  “Hot Rats” (2003) Narcís Bosch

Narcís Bosch ha sido, sin duda, un director muy especial para nuestra filmografía. Protegido de IFG durante una época y dotado de una concepción muy particular del porno, ya venía apuntando muy alto con obras míticas como “Taxi Hard” o “Bulls and Milk”, pero no sería hasta estas ratas calientes que terminó por exprimir hasta la última gota de su talento.

Hot_Rats_02

La única ganadora española de un AVN a mejor film extranjero cuenta entre sus bazas una ambientación espectacular, un reparto de no menos relumbrón y todo el oficio que su director había ido consiguiendo afinar a lo largo de los años. El resultado es la, para muchos, mejor película que se ha hecho en España, ahí es nada.

  • “A través de la ventana” (2004) Pepe Catman

En la época dorada del porno, la lucha entre las grandes productoras nacionales se vio reflejada en una serie de películas que, a la vez que se llevaban por delante a alguno de estos gigantes, elevarían el nivel medio del porno en España hasta cotas antes insospechadas.

estrellaID11_116

Entre estas obras hay que destacar nombres de “currantes” como Pepe Catman, que demostraron una gran valía tras la cámara pese a encontrarse en un segundo plano con respecto a otros directores estrella y que fueron capaces de armar tramas tan bien contadas como la que nos atañe. En la que una vez comprobamos como Claudia Claire nunca estuvo lo suficientemente valorada hasta que ya fue muy tarde.

  •  “Mi padre” (2007) Giancarlo Candiano

La importancia de esta película va más allá de su simple valor fílmico. Marca el fin de una era.

scdc

Ganadora en el último FICEB de verdad, el de Barcelona, la desintegración de la industria española en esos momentos ya era patente y las apuestas por las grandes producciones comenzaban a quedarse en el baúl de los recuerdos. Aún así, Candiano puso todo su empeño en sacar una obra personal y a contracorriente, con una factura técnica intachable y un esfuerzo encomiable por parte de todo el equipo por hacer de este largometraje algo más que una simple película porno. Un perfecto canto del cisne para toda una época.

  • “Cinco Historias para Ellas” (2007) Erika Lust

¿Existe el porno para mujeres? Erika Lust está convencida que sí y no ha cejado en su empeño de que lo sepamos desde que debutase en el porno con el corto “The Good Girl”.

Pero no sería hasta su debut en el largo que sus ideas acabarían llegando a todo el mundo. La polémica corrió de boca en boca y llenó ríos de tinta, encontrando enconados defensores y no menos dispuestos rivales. Si alguien sacó algo en claro de todo aquello me lo explique, yo al menos aún no me he enterado.

caratula_33-horz

Pero de todos modos lo que a nosotros nos importa en este momento es que con “Cinco historias para Ellas” se producía un pequeño cisma en el porno español y en esta película quedan recogidas todas esas ideas que su directora tuvo, y tiene, a bien pregonar a los cuatro vientos para todo aquel que quiera oírlas.

  • “Mundo Perro” (2008) Roberto Valtueña

Con todo en contra, Roberto Valtueña representa el último eslabón de una época pasada. Revolucionario desde el primer momento, su debut en “The Gift” resultó toda una sorpresa por el despliegue técnico que llegaba desde una producción realizada de forma independiente.

l

Con esos credenciales no es de extrañar que para su siguiente obra, Valtueña ya se encontraba bajo el paraguas de Thagson. Y la apuesta no se puede decir que fuera desacertada, las dos partes de “Mundo Perro” supondrían el reconocimiento internacional a su creador y su subida al estatus de mejor director español del momento.

  • “GoldenAss” (2011) Bobby Perú

En estos momentos, con el foco de la producción puesto en internet, pensar en un posible resurgir del porno argumental es algo que queda muy lejos. Salvo por honrosísimas excepciones.

El caso más llamativo, sin duda, es el de Bobby Perú. Recién salido de la escuela de cine, sus primeros trabajos llamaron la atención hasta del más pintado por su look original y su apuesta por el feature, pero lo que nadie podía imaginar es que terminaría por saltarse los escalones de dos en dos  para terminar derribando la puerta del estrellato con su primera producción internacional. Venus de Oro en Berlín incluída.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA