Etiquetas

, , , , ,


Hoy es uno de esos días en los que desde esta página afrontamos el trabajo con alegría. Viendo el éxito de perfiles como los de Karen Lancaume o Laure Sinclair decidimos que, ya que mostráis especial predilección por el porno francés de los noventa, en la siguiente entrega de nuestro apartado dedicado a la biografía de ilustres actrices íbamos a centranos en una de las chicas que más alegraron la pubertad del que esto escribe: Draghixa

Draghixa (14)

Por mucho que su carrera sea corta, en lo temporal y en lo material, Draghixa marcó a toda una generación de pornófilos que cayeron rendidos ante esa indescriptible combinación de carnalidad y candidez, vicio y virginidad. La chica de la que todos estábamos enamorados e idealizábamos, pero que resultaba ser toda una depredadora sexual.

Pero antes de que la descubriésemos en nuestras pantallas nuestra protagonista ya tenía un periplo vital que merece cuando menos ser mencionado a grandes rasgos.

Nacida en Croacia el 3 de junio de 1973 bajo el nombre de Dragitza Jovanovic, la pequeña poco tiempo tuvo de acostumbrarse a su Dalmacia natal ya que apenas cumplidos los dos años de edad debió emigrar junto a su familia a nuestro país vecino del norte.

Allí desarrollará una niñez normal, convirtiéndose poco a poco en una guapa joven que soñaba con llegar a desfilar por las pasarelas parisinas engalanada con los mejores trapos. Pero como para tantas otras chicas su sueño parecía alejarse conforme pasaba el tiempo y veía como no lograba meter cabeza en tan competitivo mundillo, quedando su relación con el mundo de la moda limitada a realizar estudios de esteticién para terminar trabajando en una peluquería.

Draghixa (9)

Aún así Draghixa no desistió. Consciente de que ella no era como la demás estaba decidida a poder ganarse el sustento gracias a sus encantos. Continuó enviando sus fotografías a todo aquel que creía le podían interesar, aunque  evidentemente el resultado volvía a ser siempre el mismo: las grandes agencias no la quieren, demasiado carnal para sus livianos estándares. Pero hete aquí que sí logró llamar la atención de otro tipo de gente. Puede que no sean los trabajos más glamurosos del mundo, pero las publicaciones para adultos también necesitan chicas dispuestas a posar para sus objetivos.

Nuestra chica no se lo pensó demasiado y entró en un mundillo en el que cada vez se le exigía un poco más. Más carne, menos ropa, más explicitud, menos decoro.  Es entonces cuando conoce a un chico que la atrapó al instante. No se sabe si atraído por su belleza o por ver en ella un filón que explotar, lo cierto es que Eric Weiss, un actorcillo porno de tres al cuarto, se convertió desde ese primer momento en el encargado de dirigir la carrera de su pareja con mano firme y casi siempre teniendo él un papel muy destacado.

Draghixa (5)

Así el primer paso es lograr convencer a la franco croata para que salte del papel al celuloide. Objetivo que logra en 1993 con “Offertes a tout vol. 3” dirigida por Sandrine Ricaud para la factoría Dorcel y en la que los dos comparten relaciones íntimas para deleite del espectador.

Desde entonces la carrera de Draghixa sólo conoce una dirección, hacia el estrellato. Resulta imposible no caer rendido a sus encantos y las ofertas de trabajo le llueven de manera continuada, ya sea desde Alemania, para Moli y Harry S. Morgan, Italia, donde Salieri la convierte en una de las indispensables de su escudería apareciendo en títulos como “Dracula”, “Adolescencia Perversa” o “Concetta Licata” o Francia, protagonizando Para David Perry y Woodman algunos de los primeros volúmenes de las míticas Private Vídeo Magazine.

Incluso se atreverá a saltar el charco en compañía de su inseparable Eric para protagonizar un puñado de películas en la meca del porno. Allí sus papeles están marcados por su inexistente dominio de la lengua de Shakespeare lo que la llevan a no poder aparecer en papeles dramáticos, limitándose a los gonzos de baja estofa, como “Up and Cummers 7” junto a Randy West, o a papeles donde su sola presencia fuese aval suficiente, como en “Decadence” para el esteta Andrew Blake o en “Elements of Desire” donde comparte un lésbico de lo más onírico junto a una novata Jenna Jameson que daba sus primeros pasos en la industria.

Draghixa (16) Draghixa (20)

Aún con todo, si hay un papel que marcará indefectiblemente su carrera ese lo encontramos de vuelta a su país de acogida, más concretamente en la factoría Dorcel, protagonizando un film tan mítico como “El perfume de Mathilde”. Por una parte supuso su consagración definitiva como una estrella del género, Hot D’Or 1995 a la mejor actriz incluido, pero por otra supondrá su despedida por la puerta grande de la industria. Pocas semanas después de recoger el mencionado premio anunciaba su retirada alegando falta de seguridad sanitaria en los rodajes y sobre todo el fin de su relación con el ínclito Weiss.

Pero ahí no llegaba el fin de la historia de Draghixa. Convertida ahora sí en una estrella con todas las de la ley aprovechó su fama para introducirse en el mundo de la música. Primero apareciendo en un par de videoclips (“You are my high” de Demon vs Heartbraker y “Cours Vite” de Silmarils) y luego siendo ella misma la protagonista con “Dream”, el pistoletazo de salida para su carrera como DJ.

Draghixa single

Desde entonces, Draghixa ha ido desapareciendo de la escena pública y ha encauzado su carrera por los clubes de media Europa, principalmente en París y Bruselas, en los que si bien su estrella no ha alcanzado el fulgor que sí tuvo en nuestra industria al menos sí que ha conseguido mantener su sueño de verse rodeada de focos y flashes.